• Ariel Fernando Avila Martinez

Estas son las propuestas del Senador Ariel Ávila ante la crisis energética del país.

A propósito del debate de control político que se realizó el pasado martes 13 de septiembre a la Ministra de Minas, permanece la preocupación en el país y zonas muy particulares como la costa caribe por el alza de las tarifas de energía.


Hay zonas donde el costo de la energía se ha doblado; un recibo de $150.000 pasó a $300.000. Frente a esta situación, el senador Ariel Ávila hace algunos cuestionamientos encaminados a encontrar soluciones a los altos costos de energía.

Para el senador, existen dos alternativas. La primera enfocada a que se cobre un impuesto a las ganancias extraordinarias de los generadores, las cuales la mayoría no se están invirtiendo en Colombia, y la segunda, en que esa diferencia no se pague ahora sino hasta dentro de 3 y 15 años diferida en pequeñas cuotas.


En el cobro total de energía, el 6% corresponde a la trasmisión y el 33% a la distribución. La transmisión y distribución se basan en el Índice de Precio al Productor IPP, es decir, el verdadero trabajo está en diferenciar la infraestructura vieja y se le aplique otro mecanismo con la infraestructura nueva. Eso permitirá bajar la tarifa.


En este sentido, es importante destacar cómo se categorizan las pérdidas. Por un lado, el 8% se refiere a las pérdidas técnicas (el daño de un transformador) y las pérdidas no técnicas (Robo de energía a través de conexiones improvisadas por parte de viviendas o empresas).


Por otro lado, el 5% corresponde a las restricciones. Un ejemplo es Barranquilla. En un 100% de energía que necesita la ciudad, es posible que la hidroeléctrica manifieste que no logra llevar la cantidad requerida. Por ello se deberá buscar en lo local. Sin embargo, la ciudad cuenta con plantas térmicas a base de gas. Lo que ocasiona que su valor sea más alto que la hidroeléctrica y aumente en un 9% la comercialización.


Ante esta preocupante situación, el senador propone lo siguiente:


  1. Realizar una auditoría a las generadoras, por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos, para establecer el costo del gas que usan, si es internacional o nacional. Una vez realizada la auditoría, se deberá iniciar un proceso sancionatorio para que los generadores corrijan su oferta.

  2. Exigir que las configuraciones de las plantas generadoras térmicas sean óptimas. Tanto la Superintendencia de Servicios Públicos y la CREG deben investigar.

  3. Realizar una auditoría de precios por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos a la generadora térmica Tebsa, para verificar los costos ofertados en un día normal de despacho y los despachados por restricción.

  4. Realizar una auditoría de precios por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos.